Pieles

Cuando una dama se adorna con una piel de animal probablemente no conoce la inconcebible CRUELDAD que supone su obtención.
Una de las formas más crueles de depredación que ha inventado el hombre es EL CEPO, trampa consistente en un par de mandíbulas de acero que se cierran, generalmente, sobre una pata de cualquier animal, dejándolo irremediablemente atrapado, aterrorizado, DESESPERADO, y padeciendo HAMBRE, SED Y DOLOR durante VARIOS DIAS hasta que llegue el trampero a poner fin a su tortura.
Algunas veces el animal en su desesperación logra liberarse automutilándose el miembro atrapado, pero lo más probable es que el hombre llegue primero, entonces clavará un palo agudo en la boca de su víctima (para evitar que muerda) y poniéndole un pie sobre el cuello ( durante unos 15 minutos) lo hará morir por asfixia PARA NO DAÑAR NI UN SOLO PELO DE LA VALIOSA PIEL.
Pero lo peor de todo esto es que el cepo no discrimina y allí mueren atrapados TODA CLASE DE ANIMALES.
Cuando los animales de peletería son criados en granjas, el sistema es el mismo que el empleado en pollos y gallinas, pequeñas jaulas con piso de alambre donde el animal (nacido para la libertad y para tener sus territorios propios ) no puede mantenerse en pie por la molestia que le causa el alambre. Para matarlos se utiliza gas o electrocución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *