Adiós, Dayko: con honores despiden a perro rescatista en Ecuador

A medida que transcurren los días aparecen más víctimas del sismo de 7,8 que devastó la ciudad de de Pedernales, en Ecuador, el pasado sábado 16 de abril. El último reporte de autoridades ecuatorianas registra un total de 602 personas fallecidas. Para hallar sobrevivientes y cadáveres se han unido los cuerpos de rescate. Dayko, un labrador de cuatro años, era uno de ellos.

Su olfato y experticia lo llevaron a ser uno de los candidatos más idóneos para las labores de búsqueda y rescate. Desde pequeño se había destacado por su destreza en los cursos de emergencias que recibía con sus adiestradores. Certificaciones nacionales e internacionales le fueron otorgadas por su gran desempeño.

“Cuando llegó nos cautivó a todos con su tierna mirada y su carácter amigable”, dice Álex Yela, su adiestrador. Cuenta, además, que la participación en dos cursos de certificación sirvieron para demostrar las cualidades de Dayko, pero sobre todo, para fortalecer un lazo de amistad que se soltó tras la tragedia del terremoto.

Dayko era amante del agua, así lo narra Yela. En una ocasión lo arrastró con tal fuerza hacia una laguna que se vio obligó a nadar junto a él. De no ser porque llevaba una pelota en su bolsillo tal vez no hubieran salido en un buen tiempo, pues “no había poder humano” que lo lograra.

Profesional y galán

Los acompañamientos de Dayko en las brigadas llegaron hasta la ciudad de Pasto. En su país colaboró en varias búsquedas y se robaba la atención de los niños, quienes después de verlo cruzar aros de fuego y superar las carreras de obstáculos sin mayor dificultad podían acercarse a él con total confianza gracias a su empatía con los pequeños.

Varios guías que lo conocieron coinciden en que era un “bandido”, pues aprovechaba cualquier ocasión para escabullirse y tener encuentros amorosos con otras de su especie; en sus escapadas logró dejar preñadas a dos de ellas.

heroe_0

Últimas horas de vida

Las razones sobraban para llevar a Dayko a Pedernales. Los rescatistas confiaron en su destreza para apoyar las labores de búsqueda. En días pasados colaboró con el rescate de varios ecuatorianos que luchaban por su vida entre los escombros. Inclusive logró la localización de dos cuerpos sin vida, según medios locales.

Condiciones climáticas y del terreno, sumado a un cuadro de deshidratación, le ocasionaron un infarto al corazón. Con la valentía que lo caracterizaba luchó y los veterinarios lograron estabilizarlo para llevarlo a Ibarra.

Los cuidadores del Cuerpo de Bomberos Ibarra hicieron lo imposible por salvarle la vida, pero su labor ya estaba cumplida y no soportó las inclemencias de la zona 0. En horas de la mañana este rescatista no logró sobreponerse.

despedida

Adiós a un héroe

“Hoy te adelantaste, amigo, pero pronto algún rescatista estará contigo. Gracias por tu compañía”. El mensaje del subteniente Sairi de La Torre representa el sentimiento del cuerpo de Bomberos que despidió con honores a uno de sus mejores ‘hombres’.

No podía utilizar las herramientas de los bomberos, tampoco tenía la fuerza para remover los escombros, pero su olfato y valentía fueron suficientes para ganarse el respeto, el cariño y la admiración de todos los ojos que están pendientes de lo que sucede en Ecuador.

Gracias, Dayko

Fuente Caracol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *