¡Ni una tonina más!

Reproducimos la carta abierta emitida por AnimaNaturalis al alcalde de Valencia exhortándole a no adquirir nuevas toninas para el Acuario J.V. Seíjas.

A Miguel Cocchiola, Alcalde del Municipio Valencia del estado Carabobo

Saludos cordiales, en ocasión a los recientes fallecimiento de las toninas Zeus, (el único macho y primero de su especie nacido en cautiverio en el mundo) y Dalila (la última tonina viva en cautiverio) en el acuario de Valencia, quisiéramos exponerles los motivos por los cuales no es conveniente ni recomendamos la adquisición de nuevos ejemplares para el acuario.

1)    Las toninas en el acuario tienen una acortada esperanza de vida de 1,5 a 2 años, porque estas suelen tragar monedas, bolsas plásticas y otros desechos (como lentes, chupones y hasta el metal de las barandas) que le son lanzados o caen por accidente por el público que las visita.

2)    El proceso de captura es sumamente estresante y las toninas pueden llegar a morir con facilidad ahogadas o por estrés u otros factores.

3)    Durante los espectáculos pueden llegar a sufrir catastróficos accidentes y morir frente a los visitantes como ocurrió en el año 2000 con la tonina Telémaco nacida en el propio acuario. Pues la unieron con los adultos y uno de ellos le cayó encima.

4)    Zeus nació en 2005 apenas tenía 11 años de los 30 a 40 años que pueden lograr vivir en libertad. Las toninas son longevas pero no en cautiverio, además se trata de un cetáceo que no vive en grupos familiares y no son dóciles para “domesticar”.

5)    Los recursos utilizados para montar y mantener una exhibición de toninas podrían y DEBERÍAN usarse para invertir en planes de conservación de sus hábitats naturales así como en educación a la población sobre nuestra fauna autóctona. Esto sería mejor visto por la sociedad y más conveniente para todos.

Tomemos en cuenta que en Venezuela los ríos Cojedes, Portuguesa, Apure, Arauca, Caura y Caroní (zona de distribución de las toninas) son ambientes considerados como amenazados por los peligros de la explotación minera, tanto legal como ilegal. Que a la contaminación de los ríos por aguas cloacales de las ciudades y pueblos se le suman las aguas tratadas deficientemente de la industria petrolera y metalúrgica, los insecticidas y otros químicos de alta toxicidad provenientes de los fertilizantes y fumigaciones en los cultivos sembrados en las vegas de los ríos y zonas de sabanas inundables. Entonces, ¿por qué no invertir en programas que mitiguen estas verdaderas amenazas para las toninas, los peces y para todos los venezolanos?

Lamentablemente es extensa la lista de razones que alteran el hábitat de las toninas, pues además de los anterior también encontramos el tráfico fluvial intenso, la deforestación de los bosques (especialmente en los estados Bolívar y Amazonas) por la minería del oro, la destrucción de la vegetación de las sabanas inundables y la deforestación de los bosques ribereños con fines agrarios. Todos estos son factores que se deben abordar si de verdad se quiere hacer un programa de educación para la conservación de la especie de las toninas y la supervivencia del humano.

6)    La crisis social y económica que atraviesa Venezuela lamentablemente facilita y estimula la cacería ilegal y el tráfico de productos de la fauna silvestre como a las toninas. Tampoco estaría bien visto derrochar recursos importantes y escasos en una exhibición de entretenimiento que, como nombramos anteriormente, solo sería educativa si se abordan las verdaderas causas del fraccionamiento de sus hábitats.

7)    La fundación J.V. Seíjas es un acuario-zoológico que en la actualidad se encuentra bajo la mirada de numerosos grupos de protección animal y ambiental (tanto a nivel nacional como internacional) por la escandalosa muerte de SEIS (6) toninas entre los años 2011 y 2016. Esto es razón de peso para considerar que los zoológicos son obsoletos depósitos de animales y que los humanos no tenemos derecho alguno a mantener cautivos y encerrados a ningún animal.

Está en sus manos evitar más daño a la vida de estos animales. Por estos motivos no solo no recomendamos la caza de nuevos ejemplares, sino que además solicitamos que se haga algo sustancial para evitar que la especie que ya es considerada vulnerable, pase a estar en estado crítico de peligro.

Atentamente,
AnimaNaturalis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *