Rescatistas de cuatro patas

Rocco es un mestizo de pastor holandés del Equipo Canino de Intervención en Desastre (K-SAR) del Grupo de Rescate Metropolitano, por eso estuvo en Ecuador como muestra de la solidaridad del pueblo venezolano tras el intenso terremoto de magnitud 7,8 que estremeció al país hermano.

Jorge Beens, director del equipo de Prevención de Desastres, explica que un perro es capaz de detectar una persona que esté enterrada por debajo de 4 y hasta 5 metros de escombros. Igualmente se estima que el trabajo de 35 rescatistas lo realiza un perro entrenado en 15 minutos y -sobre todo- reduce el tiempo de exposición de confinamiento de la víctima. Por esta razón, la ayuda de Rocco fue muy valiosa en la desesperada lucha por salvar vidas en la hermana nación.

La historia de estos perros rescatistas es conmovedora, ya que hay dos mestizos de Aproa que fueron adoptados para que se convirtieran en eficientes expertos en búsqueda de personas vivas.

Se trata del único centro de formación dedicado a la capacitación de binomios en el país y especializado en la detección de personas vivas sepultadas bajo escombros en situaciones extremas de desastres trópicos o atrópicos y deslizamientos de tierra, manejando protocolos de activación y actuación mediante el empleo de perros altamente entrenados.

El equipo está conformado por: un Coordinador de Operaciones, médico veterinario, auxiliares en operaciones K-SAR, guías K-SAR y perros.

Beens explica que han certificado grupos de Argentina, Chile, Ecuador, Perú, Brasil, México y Puerto Rico.

“La tecnología es muy costosa y los perros tienen 2 millones de células olfativas más que los humanos, visión nocturna y cuatro patas para mejor tracción, entre muchas cualidades muy útiles”, detalló.

Para mayor información 0414-2743515 / 0424-2787104 / 04261169973/ 0412-8171222

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *